“Con más igualdad entre hombres y mujeres, la transición energética tendrá mayores garantías de éxito”

Con motivo de la celebración del ‘Día Internacional de la Mujer’, empezamos hoy una serie de entrevistas a mujeres representativas del sector energético. El objetivo es dar visibilidad a la mujer en un mundo que hasta ahora había sido tradicionalmente masculino y lograr que sus experiencias sean una inspiración para otras mujeres y también para otros hombres.

Comenzamos con el testimonio de Rosa Nieto, Directora de Gestión de Activos de Enagás. Ingeniera de Minas y con una carrera técnica de más de 25 años, Rosa tiene una de las mayores responsabilidades de Enagás, la operación y el mantenimiento de toda la red de infraestructuras de la compañía: cuatro plantas de regasificación, 11.000 km de gasoductos, tres almacenamientos subterráneos y 19 estaciones de compresión.

  • El sector de la energía ha sido tradicionalmente un sector con una mayor presencia masculina, ¿crees que esto está cambiando?

Creo que sí. En los últimos años el número de mujeres en puestos de responsabilidad en el sector energético ha ido en aumento, aunque aún queda por hacer. En el caso de Enagás, el porcentaje de mujeres directivas y pre-directivas en la compañía es ya del 35 % y el objetivo es seguir incrementando estos porcentajes, en línea con las propuestas europeas.

Las empresas son cada vez más conscientes de la necesidad de impulsar el liderazgo femenino en sus equipos en todos los niveles: tanto en puestos directivos como en posiciones de mandos intermedios y de operación donde, en el caso de Enagás, aún hay un mayor margen de mejora.

Rosa Nieto Prieto

  • ¿Qué clase de apoyo y medidas te han resultado más útiles en tu carrera profesional?

En mi caso siempre me he sentido respaldada, tanto por los que en cada momento han sido mis compañeros, como por la dirección de la compañía. Además, he procurado aprovechar todas las oportunidades de desarrollo que me han ido ofreciendo a lo largo de mi carrera.

En mi opinión, es fundamental que las compañías promuevan e impulsen el talento femenino. Para ello, me parece clave la formación en distintas disciplinas y, por supuesto, el desarrollo profesional.

Es imprescindible que se sigan impulsando iniciativas para dar una mayor visibilidad a las mujeres

En Enagás existen numerosos programas de formación, desarrollo profesional y mentoring para identificar y potenciar el talento femenino, como “Mujeres con talento” o “¿Hasta dónde quieres llegar?”. Además contamos con iniciativas como WIN Enagás (Women In Networking), un encuentro impulsado por el presidente, Antonio Llardén, que comenzó en 2017 con el fin de impulsar el liderazgo femenino y crear un espacio de diálogo entre mujeres directivas y predirectivas de la compañía.

Otro elemento clave para la igualdad de oportunidades es la conciliación, dirigida tanto a hombres como a mujeres. En Enagás contamos con un paquete de más de 100 medidas para facilitar la conciliación de la vida personal y profesional.

  • ¿Qué modelo de liderazgo crees que es necesario dentro del sector para afrontar los retos que plantea la transición energética?

Cuando ocupas una posición de responsabilidad, además de los conocimientos técnicos asociados al puesto, son necesarias otras habilidades como la empatía, la capacidad de innovación, la flexibilidad, el trabajo en equipo o el compromiso.

Estas habilidades son fundamentales en mi día a día y también necesarias para poder trabajar en un entorno cada vez más cambiante. En este sentido, creo que para afrontar los retos de la transición energética, la participación de las mujeres va a ser fundamental. La mirada femenina va a ser clave para lograr un futuro más sostenible.

  • ¿Qué consejo darías a las futuras generaciones de mujeres que estén planteándose formar parte del sector?

Para contar con más mujeres en este sector, es imprescindible que se sigan impulsando iniciativas para dar una mayor visibilidad a las mujeres. A veces, puede resultar complicado encontrar referentes femeninos, no porque no existan, sino por la falta de visibilidad. Esto es clave para hacer atractivas las carreras técnicas a niñas y jóvenes.

Por otro lado, les diría que nos encontramos en un momento crucial para el sector energético, muy retador pero también lleno de oportunidades que no podemos dejar escapar. La transición hacia una economía descarbonizada va a requerir contar con el máximo talento, tanto de hombres como de mujeres. Con una mayor igualdad entre hombres y mujeres, la transición energética tendrá más garantías de llevarse a cabo con éxito.